La historia interminable: vuelta a la infancia



Recuerdo de peque la estar sentada en el sofá con mis sobrinas que más o menos tienen mi edad y ver esta película una y otra vez,  jamás nos cansábamos. Ahora ya hemos crecido y cada una tiene su vida hecha pero de vez en cuando hay que volver atrás,  a nuestra infancia y volver a ser niños.

Cuando fui a la librería donde habitualmente lo vi y la niña que llevo dentro sabía que tenía que cogerlo y recordar viejos tiempos. Me esperaré para volver a ver la peli, os dejo unos párrafos que ya entre las primeras páginas me enamoraron:





" Quien no haya pasado nunca tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado. ..
Quien nunca haya leído en secreto a la luz de una linterna, bajo la manta, porque Papá o Mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito. ..
Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acaba y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido o rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido. .
Quien no conozca todo eso por propia experiencia, no podrá comprender probablemente lo que Bastián hizo entonces. "

2 comentarios: